Banner

Facebook Twitter Google+ Banqueta Ovejita Amigurumi

Publicado el 31-jul-2018

 

Esta oveja-banquetita es un proyecto que hace mucho tiempo que tenía ganas de hacer. Aquí les cuento cómo lo llevé a cabo y les muestro algunas fotos de la evolución del trabajo. Gran parte de este proyecto está realizado en punto pop-corn, que le da relieve al tejido, simulando la textura de la lana de la oveja.

Click a cada imagen para ampliar / Ir a comentarios

 

Partí de una banquetita que me hizo especialmente papá Luis (mi suegro). Tiene aproximadamente 30 cm de diámetro y 30 cm de alto, y patitas redondas.

Para tejer esta ovejita usé cashmilon semigordo (lana de grosor intermedio, de 4 hebras) y aguja de crochet de 4 mm, pero según la tensión que cada uno le dé al tejido, se puede usar cualquier tamaño entre 2,5 y 5 mm. Lo ideal es que el trabajo quede lo suficientemente ajustado para que el relleno no sea visible.

Al ser un juguete para un niño pequeño, elegí un color que no fuera muy "sucio", marrón en este caso. De todas formas, como cualquier amigurumi, si se animan pueden sacar las partes tejidas de esta banqueta, lavarlas en el lavarropas y volver a armar todo.

 

El pop-corn se puede realizar con 3, 4, 5 o más varetas por punto. En este caso opté por 5 varetas, lo cual me consumió mucho material. Luego descubrí que con 3 varetas había muy poca diferencia a la vista y consumía bastante menos material.

Para tejer un punto pop-corn hacemos 5 varetas en el mismo punto de base. Sacamos la aguja, y la introducimos en la primera vareta que tejimos. Picamos el puntito que nos quedó suelto y lo pasamos por la vareta, cerrando todas juntas. Rematamos con un punto cadena al aire.

 
 
 

Para hacer las 4 patitas, primero tejemos una anilla rellena con 8 medio-puntos, y vamos tejiendo en espiral para hacer un círculo del tamaño de la base de la pata.

Cada hilera tiene 8 puntos más que la anterior: la segunda son todos aumentos de MP, la tercera alterno 1 MP y 1 aumento de MP, la cuarta 2 MP y 1 aumento, y así sucesivamente.

Una vez que tenemos esto, levantamos 3 puntos cadena al aire y empezamos a tejer hileras de puros puntos pop-corn hasta la altura deseada, cerrando cada una con un punto raso.

A partir de la segundo hilera de pop-corn, cada punto se teje en medio de 2 pop-corn de la hilera anterior.

Hay que asegurarse de que la patita entre ajustada en la madera.

 
 
 

Para esta ovejita hice un almohadoncito del tamaño del asiento, y lo aseguré con tachuelas todo alrededor. Sin embargo, se puede rellenar simplemente con vellón, metiéndolo debajo del asiento tejido en el momento en que se coloca éste.

 
 
 

La cabeza la tejí como cualquiera de mis amigurumis. A partir de una cadena de base, tejí en espiral medios puntos, aumentos y disminuciones para darle la forma, hasta llegar a la parte superior en que volví a utilizar puntos pop-corn.

Luego le agregué las orejitas, y los ojos, y con negro le bordé la nariz.

Y el asiento lo tejí a partir de una anilla rellena con 9 puntos pop-corn, de nuevo cerrando cada hilera con un punto raso, y levantando 3 puntos cadena (que ya cuentan como la primera vareta) para arrancar el primer pop-corn de la siguiente hilera.

Cada hilera tiene 9 puntos más que la anterior: la segunda son todos aumentos de PC, la tercera alterno 1 PC y 1 aumento de PC, la cuarta 2 PC y 1 aumento, y así sucesivamente.

 
 
 

Seguimos hasta alcanzar el diámetro del asiento de la banqueta. En ese momento hacemos una hilera de disminuciones de PC, y luego 3 o 4 hileras más de PC para poder ajustar por debajo.

Una vez colocada, también podemos asegurarla con tachuelas.

 
 
 

Por último, cosemos la cabeza al asiento asegurándola con mucha fuerza. También le agregué una pequeña colita.

En la última foto podemos ver a mi hijo Camilo tratando de comunicarse con la oveja recién terminada.

 
 
 

Aquí les muestro varios modelos que hice a partir de banquetitas más chicas y con las patas cuadradas. ¡En el caso del unicornio, se trata de una mecedora!